Inicio > La Estafa Sanitaria-Alimentaria > ¡NOS ESTÁN ENVENENANDO!

¡NOS ESTÁN ENVENENANDO!

Image

NO CONOCEMOS LOS EFECTOS DE LA MAYORÍA DE LOS QUÍMICOS PRESENTES EN NUESTRA VIDA COTIDIANA

Pasaron 24 años, desde que en 1948 fuera descubierto el potente insecticida, conocido como DDT, hasta que se prohibió totalmente su uso, allá por el año 1972. A día de hoy, toda la población acumula este tóxico en su organismo. Nuestras madres nos pasaron este precursor del cáncer al nacer y exactamente igual sucede en nuestros días. Hace unos años, nos vendieron el triclosán como la solución definitiva a las caries. A partir de hoy, las caries pasarán a la historia, decían los titulares. Ahora, después de haber ejercido de conejillos de indias, conocemos los peligros de este compuesto. Eroski ha tomado nota y ha eliminado tanto el triclosán como los parabenos de sus productos. Por cierto, que los parabenos se usan como conservantes y fungicidas en la alimentación desde 1930… ¿Pueden más los intereses económicos de las empresas o hay algo más detrás de todo este despropósito? Porque, por mucho que queramos tirar del hilo, es evidente que no podemos aspirar a conocer una mínima parte de la verdad. Lo cierto es que nos están envenenando, no ya con pesticidas o con la contaminación ambiental, sino con productos de uso cotidiano. Os recomiendo el siguiente artículo de Vida Sana, donde podréis conocer la opinión de un auténtico experto y activista, Carlos de Prada: http://vidasana.org/noticias-vidasana/la-epidemia-quimica-enferma-la-humanidad-carlos-prada-escritor-y-periodista.html

Image

También recomendaros su blog, desde donde podréis sumaros a la campaña contra el bisfenol A y conocer la cantidad de tóxicos presentes en nuestro hogar, sus consecuencias y productos alternativos. http://carlosdeprada.wordpress.com/

Por lo menos los que conocemos hasta el momento, que serán más, no lo olvidéis.

¿A quién le interesa que la población esté envenenándose? ¿En qué cabeza cabe este descontrol? ¿Quién puede conseguir que los gobiernos y las administraciones de todo el mundo pasen por encima de la salud de los ciudadanos? Sólo podemos señalar a las más altas instancias y aunque tenemos pocas pruebas,  tenemos todas las evidencias.

Precisamente, y tirando del hilo, algunos miembros del equipo, hemos asistido recientemente en una conferencia sobre masonería, impartida por un profesor del CEU (Alberto de la Bárcena López de la peña La Flor de Lis); sobre los intentos manifiestos y constantes de la ONU para controlar el crecimiento de la población mundial, bajo unas premisas maltusianas, más que superadas y difíciles de justificar.  Y, casualmente, mira por dónde, muchos de estos productos atacan directamente a la capacidad reproductora del ser humano. No es casualidad que, cada vez, tengamos más dificultades para procrear, que los hombres tengan menos espermatozoides y que estos estén más lentos que el caballo del malo. La culpa es de los llamados disruptores endocrinos.

Los ftalatos y el bisfenol-A son dos de los responsables reconocidos. Su estructura química se asemeja al de las hormonas endocrinas, sobre todo y en la mayoría de los casos a los estrógenos, es decir hormonas femeninas; siendo asimilados como tales por el cuerpo humano. Sus efectos son claros: En las mujeres cánceres de útero, de mama, etc; en los hombres, desde ginecomastia a cáncer de testículos. Por no hablar de los efectos en un feto o en un recién nacido. Sólo hace unos años que se eliminó el bisfenol-A de los biberones, gracias a una campaña de nuestros vecinos franceses. Pero el compuesto se mantiene actualmente en casi todos los plásticos, también en los de uso alimenticio, y cuando se calienta (microondas o al sol) estas sustancias se liberan fácilmente. Hace unos años, unos científicos españoles descubrieron un método para que los F-talatos no se liberasen del plástico, pero no hemos vuelto a saber de ellos. Y no sólo se libera en nuestro hogar, los plásticos están en la cadena trófica. Ya existen al menos dos continente de plástico en nuestro planeta. Sí, han leído bien, dos continentes formados en su totalidad por plásticos y basura. Una en el norte del Océano Pacífico, con una superficie de 1.400.000 km², y otra en el Atlántico norte, descubierta en 2009, de dimensiones desconocidas.

Para que os hagáis una idea de los efectos de estas sustancias, os remito a un par de artículos que pego a continuación, en el que revela las consecuencias de estas sustancias feminizantes, como la atrazina en el lago Apopka de Florida. Para resumir: Caimanes hermafroditas, machos que producían huevos (estériles claro), baja tasa de nacimientos y de fertilidad… http://mbctimes.com/es/quimicos-feminizantes http://www.acpo.org.br/Curso%20Interferentes.pdf

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: